Escucha en Radio

Escucha en Radio

Compartir

En Cuartel de la Montaña se recordó la partida física del Comandante Supremo


Niños. jóvenes, adultos, adultos mayores, personas con discapacidad, artistas, cultores, caraqueños y personas provenientes de otras entidades del país asistieron el 5 de marzo al Cuartel 4F, donde reposan los restos físicos del Comandante.


(Los Guayos, 6 de marzo del 2016).- Han pasado cuatro años desde aquel inolvidable 5 de marzo, cuando partió el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, y quien haya tenido la oportunidad de visitar este domingo el Cuartel de la Montaña, en Caracas, habrá observado, más que fotografías y recuerdos, la presencia viva de un Chávez que se hizo pueblo. 

Niños. jóvenes, adultos, adultos mayores, personas con discapacidad, artistas, cultores, caraqueños y personas provenientes de otras entidades del país asistieron este día al Cuartel 4F, donde reposan los restos físicos del Comandante, para rendir tributo a quien dedicara su vida a luchar por la justicia social de los venezolanos. 

Y eso es lo que agradece el pueblo: lo reconoce Anayibe Briceño, luchadora social de Catia, en Caracas, para quien Hugo Chávez representa "amor, lucha, sacrificio, trabajo, esfuerzo y sensibilidad"

Mientras conversaba con el equipo de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) no pudo evitar sus lágrimas al recordar aquel 5 de marzo de 2013. "Lloro de nostalgia y al mismo tiempo de alegría, porque lo conocí. Chávez es de esa poca gente que no pasa, se queda. Siempre se queda".


Narró que el día de su partida, un martes a las 4:25 de la tarde, para ser exactos, Caracas se paralizó. "En la ciudad había mucha tristeza. A Chávez, el pueblo lo quería, lo amaba, por algo esta cantidad de gente hoy"

Con sus palabras, Anayibe se refería a quienes como ella hacían una larga cola para entrar apenas unos minutos y reencontrarse con el Comandante, esto para dar la oportunidad de ingresar a la multitud que llegaba pasadas las dos de la tarde. 

Ya otros tantos habían cumplido su cometido de asistir a este "lugar de reflexión", como lo denomina Anayibe. "Es un sitio que nos da mucha fortaleza a los revolucionarios. Yo vengo constantemente. Aquí se respira el aire fresco de la capital"

Padre, maestro, amigo y consejo 

Para José Ochoa, otro caraqueño que visitó el Cuartel de la Montaña, el presidente Chávez fue un padre, maestro, amigo y consejero "porque cuando tenía que darnos un consejo, nos lo daba"

Expresó que sus enseñanzas están presente en la mayoría de los venezolanos, por lo cual su legado de lucha y batalla constante en favor de las causas más nobles de la humanidad se mantiene viva en los revolucionarios. 

A sus 57 años de edad, José recuerda con orgullo los tantos momentos que como pueblo compartió con el comandante Chávez. "Con él reímos, lloramos, llevamos sol, nos mojamos. ¡Cómo no recordarlo!", expresó.


Tal como lo hicieron Anayibe y José, muchos fueron los revolucionarios de a pie que se trasladaron hasta este histórico lugar para rendir honor a su líder político, el mismo que en 1999 asumió la Presidencia de la República tras obtener 56,20 % de los votos en los comicios de diciembre de 1998, luego de la confianza que el pueblo depositó en él después de aquel "por ahora" pronunciado en febrero de 1992.

Hugo Chávez se convirtió en una figura de mucho arraigo para los venezolanos y, particularmente, para los revolucionarios, quienes como José y Anayibe siguen su legado. 

Este domingo, más que cualquier otro día, en el Cuartel de la Montaña Chávez estaba presente, no sólo en esas letras de música llanera que tanto rescató, sino en ese pueblo que también se hizo Chávez. 

AVN

    Commentar en Blogger
    Commentar en Facebook